7 HAMBURGUESAS DE PELÍCULA: LAS MEJORES ESCENAS

Si hubieran existido las hamburguesas rellenas Recius seguro que John Travolta las habría devorado en dos de sus películas más famosas: Grease y Pulp Fiction

¿Qué tienen las hamburguesas que las hacen tan cinematográficas? Aparecen en un buen puñado de películas y  no podríamos imaginar ciertas escenas y diálogos sin ellas.

Probad a poner un bocadillo de jamón en la hamburguesería de los años 50 de la película Grease. ¿A qué no os lo podéis imaginar? Danny y Sandy untándose tomate y jamón en un bocadillo de barra con un chorrito de aceite al final. Increíble, ¿verdad?

Y es que las hamburguesas están ligadas a grandes y maravillosas películas. Os lo contamos en este post.

1.       Pulp Fiction

Si habéis visto esta peli seguro que recordáis como empieza, con una conversación sobre hamburguesas. John Travolta y Samuel L. Jackson, dos matones de poca monta, hablan, serios como si fueran críticos gastronómicos, de las pequeñas diferencias de las hamburguesas en Europa y EEUU. Porque hamburguesas se comen en todos los sitios, sí, pero como dice Travolta,todas no son iguales. De hecho, si Travolta se hubiera pasado por Mallén y hubiera probado nuestra Caesaraugusta, hamburguesa casera, no hubiera regresado tan rápidamente a California a hacer películas de nuevo y bailar con Uma Thurman…

Además, en Pulp Fiction hay constantes referencias a las hamburguesas, en el famoso sermón de Ezequiel. Y parte de las escenas se desarrollan en una hamburguesería: todos recordamos ese final, -no seguir leyendo los que no la hayan visto-, con ese atraco a punta de pistola por dos amantes locos aterrando a la tranquila clientela y el asesinato del protagonista.

2.       Un día de furia

Por esta peli ya han pasado algunos años pero no dudamos en recomendárosla.

Hay una escena en la que el protagonista, Michael Douglas, pierde la poca paciencia que le queda porque no le sirven una hamburguesa como deberían. Con una metralleta en mano y elhoyuelo Douglas a punto de estallar de indignación, exige su hamburguesa aunque hayan pasado tres minutos del horario reglamentado. Cuando por fin se la sirven, la hamburguesa no es como la de las fotos que la anuncian. Ni es tierna, ni jugosa, ni tiene un sabor maravilloso a buena carne de ternera. Es un fraude. No os contamos más, echad un vistazo a la escena.

Por supuesto, invitamos desde aquí al actor Michael Douglas a que pruebe nuestras Recius. Podemos tener fotos más o menos llamativas pero nuestras hamburguesas ¡son siempre auténticas!